Saltar al contenido

Consejos de Nutrición Durante la Cuarentena por Coronavirus

Una nutrición correcta siempre puede marcar la diferencia. Ahora que la propagación del Coronavirus ha afectado a todas las áreas más que nunca, debes prestar atención a lo que comes, puede ser una ayuda valiosa. A continuación, te resumimos unas pautas generales que ayudarán a fortalecer tu sistema inmune.

coronavirus

La enfermedad del Coronavirus 2019 fue detectada por primera vez en Wuhan, China, en diciembre de 2019. El 30 de enero de 2020, el Director Gerente de la Organización Mundial de la Salud declaró que la actual epidemia constituye una emergencia de salud pública de interés internacional.

Con la propagación del Coronavirus, ya se han implementado cuarentenas en los hogares respetando los días de aislamiento para reducir la propagación del virus.

La Organización Mundial de la Salud ha publicado un documento con recomendaciones para el uso de equipo de protección personal en los ámbitos de la salud y la comunidad: guantes, máscaras, gafas protectoras, desinfectantes.

Nada específico en cuanto a los alimentos que se deben consumir. No hay alimentos milagrosos pero si existen indicaciones con sentido común.

En primer lugar, hay que tener en cuenta lo esencial, que es beber agua, para mantener el cuerpo sano y eficiente, siguiendo las cantidades diarias sugeridas, que para los adultos son alrededor de 2-2,5l por día.

La vitamina C, que apoya varias funciones celulares del sistema inmunológico, mejorando la fagocitosis, el mecanismo de protección contra el ataque de microbios y patógenos.

También es importante mantener un consumo rico en vitaminas y antioxidantes. En particular, la vitamina C, que apoya varias funciones celulares del sistema inmunológico, mejorando la fagocitosis, el mecanismo de protección contra el ataque de microbios y patógenos. Una deficiencia de la misma provoca una inmunidad comprometida y una mayor posibilidad de desarrollar infecciones. El chile, el zumo de naranja, los pimientos, los tomates en aceite, los kiwis son particularmente ricos en vitamina C. Alimento fácil de encontrar y no muy perecedero.

La vitamina E, que funciona principalmente como un antioxidante que estabiliza la membrana celular. Una vez más, su deficiencia causa una disminución en la respuesta de los anticuerpos. Una excelente fuente también de esta vitamina son las almendras, los piñones, los frutos secos en general y el aceite de oliva.

Grupo de vitaminas B, que desempeñan un papel en los mecanismos de producción de energía: cacahuetes, salvado de trigo, arroz inflado, setas, té.

Y los ácidos grasos y las proteínas, típicos de los huevos, el pescado (también congelado) y las legumbres.

Y si de carbohidratos se trata, hay que recordar que además de la pasta y el arroz, también las patatas son interesantes, debido a la elevada ingesta de potasio, fundamental para la correcta transmisión de las señales nerviosas y las contracciones musculares.

Por último y no menos importante, una buena cantidad de chocolate negro: cuando se combina lo sano con un capricho saludable, se potencian los efectos sobre el bienestar. En definitiva, un carrito de la compra fácil que debe recordar hoy como siempre las correlaciones entre la comida y el sistema inmunológico.

¡Gracias por acompañarnos!

Si te gustó leer esta publicación, suscríbete para que podamos mantenerte actualizado sobre las novedades y noticias de trail running, aventura al aire libre y vida saludable.